Loading...
Home / CP / Ningún doctor creía lo que la madre contaba sobre su hijo de 6 años. Pero entonces lo graba y les abre los ojos

Ningún doctor creía lo que la madre contaba sobre su hijo de 6 años. Pero entonces lo graba y les abre los ojos

Este es el relato de la experiencia de un niño de 6 años llamado Tyler Saunders, natural de Old Bar, Australia. Este pequeño vivía en una agonía que muchas veces no podía calmar con nada, sobre todo en las noches cuando quería descansar, no lo lograba ya que no paraba de dar vueltas en la cama, llorando o gritando de la desesperación.

Desde su nacimiento, Tyler se ha caracterizado por tener un eccema generalizado muy marcado, el picor y el dolor constante era muy angustiante tanto para el pequeño como para sus padres, a quienes se les rompía el corazón al ver a su hijo sufrir tanto por esta condición. Cuando esto inicio, su madre Debbie pensó que se trataba de algo pasajero, pero para sorpresa de todos esto no fue así. Lo más grave del asunto fue que no mejoraba, al contrario, empeoraba con cada año que pasaba.

Lo llevaron a muchos médicos y todos coincidían con el diagnóstico de “dermatitis atópica”, una enfermedad más habitual de lo que se cree. Sin embargo, muchos de ellos no le creían a Debbie cuando les comentaba sobre la intensidad del padecimiento de Tyler.

Era tal la gravedad de la dermatitis atópica que Tyler no dormía nada por el excesivo picor del eccema, afectando considerablemente su calidad de vida puesto que faltaba a clases con frecuencia por el malestar que esto le generaba, y cuando asistía sus compañeros de clase se burlaban de él.

Tanto para él como para su familia afrontar esto ha sido muy duro, y han intentado de todo, desde colocarle guantes en las manos, distintos tipos de cremas, envolverlo en vendas húmedas para aliviar la comezón, pero nada parece curarlo del todo.

Ya sin muchas esperanzas de hallar la solución, Debbie de casualidad dio con una página en internet donde aparecía la información de un doctor que decía ser experto en este asunto, así que de inmediato trató de contactarlo.

Fue un dermatólogo sudafricano llamado Richard Aron quien mediante una cita online le indicó a Debbie que probara con un ungüento preparado por ella misma que integraba crema, corticoides y antibióticos. Lo sorprendente de esto fue que realmente estaba funcionando y después de tan sólo 2 meses, el eccema de Tyler había desaparecido por completo, era realmente sorprendente ver cómo su piel estaba cambiando.

Luego de esta mejoría tan grande la vida de Tyler fue otra, el molesto eccema ya formaba parte de su pasado, ahora se dedica a ser un niño feliz al que le encanta jugar y bailar. A continuación te mostramos el video del caso de este adorable niño, es muy gratificante ver su hermosa sonrisa después de tantos años de sufrimiento.